El proceso de adaptación de personas con diferentes discapacidades físicas y cognitivas limita la adecuada higiene oral llevando consigo el desarrollo de enfermedades de alta prevalencia en esta población, como la caries dental y la enfermedad periodontal. 

Desde C.O.I. queremos reforzar y contribuir en la información de métodos de cuidado diario, ya que en diversos ámbitos de la vida: desde el transporte, pasando por las viviendas particulares e infinidad de objetos cotidianos, están siendo una dificultad para este tipo de paciente. 

A través de las revisiones en Clínica queremos trasmitir la idea de que una boca saludable es indispensable para alcanzar y mantener estándares de salud general.

Debemos orientar esta higiene bucal a:

  • Conservar la salud oral, centrado en el cuidado diario.
  • Prevenir la aparición de caries, para evitar las infecciones posteriores.
  • Cuidar la boca seca que suelen ser comunes y provocan mal aliento, alteración del gusto, úlceras, etc.
  • Mantener los labios hidratados y la oral limpia para impedir otras lesiones.

Además, las revisiones en Clínica a tiempo y con periodicidad son la clave para cuidado oral óptimo. Recomendamos que sean 2 veces al año.