Uno de cada tres niños en España se cepilla los dientes menos de dos veces al día. Enseñar a los niños a cepillarse los dientes y conseguir que se convierta en un hábito diario es responsabilidad de los padres, además de que usen un cepillo adecuado y adaptado a ellos para que les resulte fácil y ameno. 

Es recomendable que el niño tenga un cepillo infantil propio de cabezal pequeño y filamentos suaves y de punta redondeada. El cepillado manual va ayudar que el niño se habitúe y mejore su destreza de higiene oral. No olvide renovar el cepillo como máximo cada tres ó cuatro meses, y siempre después de una gripe o un resfriado. 

En comparación con un dentífrico para adultos, la pasta de dientes infantil contiene ingredientes limpiadores más suaves y menor cantidad de flúor, en función de la edad y el tipo de dientes, para evitar la aparición de manchas oscuras en los dientes permanentes. El flúor es una de las mejores maneras para ayudar a prevenir el deterioro de los dientes y la formación de caries.

No duden en preguntarnos a la hora de elegir un cepillo y que pasta dentífrica es recomendable.