Es frecuente ver que a los niños les rechinen los dientes. Si te has preguntado el motivo por el cual sucede esto te daremos algunas pistas.

Normalmente esto sucede durante la noche, cuando emiten un fuerte sonido mientras están durmiendo. Esto siente una explicación lógica desde el punto de vista del crecimiento y del desarrollo de los pequeños.

Se encuentra comprobado que los dientes no rechinan únicamente cuando existen cuadros de estrés ni de tensión muscular. Tampoco es correcto asociarlo a la genética ni a la herencia.

Los pequeños que se encuentran en la etapa de dentición primaria comienzan el proceso normal de crecimiento a nivel de los músculos y huesos de la cara, lo que genera que los dientes rechinen, produciendo un sonido bastante particular.

El rechinamiento suele ocurrir en dos momentos claves. El primero entre los 2 y 3 años, coincidiendo con la erupción de sus últimos molares primarias y el segundo momento entre los 5 y 6 años de edad cuando se vincula al aparecimiento de los primeros molares permanentes.

Si nosotros, ya adultos, quisiéramos imitar el sonido que realizan los niños nos resultaría imposible ya que hemos completado el crecimiento de los dientes, en los pequeños estos movimientos permite tener un adecuado contacto con los dientes y las muelas al morder. Por eso esto no es considerado ni malo un anormal, por el contrario, se considera que es parte de su crecimiento y desarrollo.

Puede suceder que cuando pasan por emociones fuertes y no muy positivas comiencen a rechinar los dientes, en este caso se trata de un rechinamiento patológico denominado bruxismo. Para diferenciarlo del anterior es fundamental realizar una visita al odontopediatra, quien se encargará de examinar el desgaste dental verificando si ve algo inusual o si se requiere algún tratamiento.

 

 

Muchas veces, durante las noches escucharemos posiblemente el rechinar de los dientes de nuestros hijos. A esta acción se la conoce como bruxismo.

El bruxismo es, como ya dijimos, el rechinamiento de dientes de una manera involuntaria, muchas veces como resultado de un estado de tensión emotiva.

Los dientes rechinan debido a la tensión acumulada en la zona de la mandíbula, esta tensión hace que los dientes se aprieten con fuerza.

Esta presión continua, con el tiempo puede producir una sensación de dolor en la mandíbula y zonas musculares de alrededor.

En los niños, el bruxismo o rechinamiento de dientes tiene un origen psicológico o también puede ser causada por algún tipo de alteración física.

Si la tensión acumulada alrededor de la mandíbula no es intensa, no hay de qué preocuparnos. Se trata de un tipo de conducta relacionada con el dormir sin excesiva trascendencia. Lo más probable es que esa tensión y rechinamiento de dientes desaparecerá con el tiempo.

Pero en el caso que los dolores sean molestos y persistan o si los dientes empiecen a dañarse, hay que acudir a un especialista, el cual te colocara una placa de descarga que evitara el desgaste de los dientes y la mala posición de la mandíbula

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.